Parte Vieja Donostiarra

Borrar penas quise un día,
penitas que tuve de amor;
y el mundo recorría
sin aliviar mi dolor.
Hasta que en fecha dichosa caí en San Sebastián
y una noche deliciosa en su Parte Vieja entré.
Y allí se fueron mis penas,
allí se fue mi dolor.

Parte Vieja donostiarra,
¿qué tienes que tanto atraes?
A quien cojas con tus garras
para siempre lo avasallas.
Cuando entro por tus calles,
se me olvidan los pesares.
Y unas veces me iluminas
con tus brebajes que fuego tienen;
y otras veces tus mujeres
son las que encienden mi corazón.
¡Barrio Viejo donostiarra,
tú has alegrado mi vida!

Cuando se acerca la noche,
despiertas de un sueño feliz;
y los hombres van a verte,
las mujeres a lucir.
Y de pronto en una tasca suena un acordeón,
y en la Sociedad koskera canta alegre un orfeón.
Id, que se acerca la fiesta,
la fiesta del buen humor.

Parte Vieja donostiarra,
¿qué tienes que tanto atraes?
A quien cojas con tus garras
para siempre lo avasallas.
Cuando entro por tus calles,
se me olvidan los pesares.
Y unas veces me iluminas
con tus brebajes que fuego tienen;
y otras veces tus mujeres
son las que encienden mi corazón.
¡Barrio Viejo donostiarra,
tú has alegrado mi vida.